Marzo recargado (Marzo 2016)

TCM

template

Marzo recargado

El Año del Mono es un tiempo en que hacen erupción las fuerzas ocultas bajo la superficie de la jungla, ofreciéndonos una rara oportunidad para llevar a cabo grandes cambios.

Un Año de Mono que puso a la humanidad a girar al ritmo de rock’n roll fue 1968. En un mundo de por sí convulsionado como ningún otro, el Mono de ese año trajo consigo dos factores de suma importancia: un nuevo movimiento por los derechos civiles y el advenimiento de la televisión a la tecnología suficiente para poder realizar transmisiones a nivel mundial en un mismo día.

Con el Mono de Fuego 2016, el movimiento revolucionario que inició en los sesentas vuelve a surgir con fuerza: generaciones jóvenes llevando a cabo movimientos por diferentes aspectos de derecho civil y algo que va mucho más allá del alcance televisivo: una red mundial que conecta a todo el planeta con comunicación instantánea y nos abre un espacio libre de medios oficiales corruptos; eso, y la proliferación de teléfonos celulares con cámara que permiten exponer al momento las injusticias y la represión.

Este Mono aventurero y osado puede sorprendernos con una irrupción de fuerza que, paradójicamente, aporte sensatez a un mundo de cabeza donde los ricos son cada vez más ricos y los pobres…

Marzo será un mes intenso, atractivo y emocionante, si queremos aprovecharlo. Lleno de riesgos y trampas, oportunidades para dejar atrás lo obsoleto e iniciar de manera responsable de un nuevo ciclo en el que nadie se salva de las sorpresas.             

Estamos viviendo el cambio entre el invierno y la primavera, del Agua a la Madera, de la semilla latente bajo la tierra a la germinación. Entre marzo 20 y 21, el equinoccio vernal marcará el inicio del año nuevo astrológico, todo un nuevo ciclo de energía de nuevos comienzos.

Excepcionalmente, marzo es un mes de energía de eclipse, lo que hace este tiempo aún más intenso y con potencial para grandes cambios y movimiento de avance. Es un período de transformaciones muy profundas y definitorias en el que todas las energías irresueltas afloran a la superficie para que las confrontemos  y purifiquemos.

La energía de Júpiter, planta regente de la Fuerza de la Madera y, por asociación, de hígado y vesícula, es de crecimiento y expansión. Durante marzo, su influencia expansiva será aún más poderosa. Hay que estar muy atentos a lo que pensamos: positivo o negativo, crecerá y se expandirá. La mejor manera de enfrentar esta oposición de fuerzas es entrenar la mente para pensar de manera benéfica y creativa. La lección para todos es hacernos conscientes del nivel de nuestros pensamientos y sistema de creencias.

Con la lunación del eclipse solar entre 8 y 9 de marzo en cuadratura con Saturno, La Gran Maestra, en el signo de Sagitario, el Buscador de Verdad, debemos estar abiertos a los signos con que el universo nos ayudará a aprender ciertas lecciones con respecto a nuestras creencias y situaciones o circunstancias por las que estamos atravesando.

Creado por la Luna Nueva en Piscis, este eclipse despierta la necesidad de una visión espiritual. Cuando la Luna oculta la luz del Sol, desde el punto de vista espiritual, este está iluminando la cara oculta de la Luna, mostrando las emociones y sentimientos ocultos que antes no se podían ver.

Para el eclipse total de luna en fase llena, el 23 de marzo, las configuraciones planetarias desde unos días antes traerán una energía desafiante: fuerzas opuestas de expansión por un lado con Júpiter y contracción por el otro con Saturno, atención a los pequeños detalles con Virgo y visión panorámica con Sagitario.

Las lunas llenas son siempre buenas para magnificar los problemas preexistentes de modo que podamos ver por dónde podemos traer de vuelta el equilibrio.

 Los eclipses que nos afectan directamente no sólo desde el punto de vista óptico, sino por la influencia que ejercen en nuestra vida, son aquellos que involucran a la Tierra, El Sol y la Luna. Mas allá del espectáculo visual que puede brindar un eclipse, éste refleja un cambio en el flujo de energía que recibimos de las luminarias y de su influencia en nuestra vida, el cual madura situaciones que han estado en proceso, desencadenando eventos descritos en potencia en la carta natal.

Un fenómeno tan espectacular e impactante como los eclipses no podía dejar de ser estudiado a fondo por la Astrología, que desde la antigüedad ha tratado de averiguar qué mensaje encierran. Cuando el Sol se acerca desde el punto de vista astrológico, su efecto es fusionar y se fusiona sólo por medio del calor, altísima presión y densidad. Ahora imaginemos este mismo proceso pero con el mundo emocional y sensible. Actuando desde el inconsciente, estas energías se remueven profundamente, transformando el mundo interno. Si no hay consciencia de este proceso interno y cómo se moviliza, podemos sentirnos muy confundidos, al margen de las eventualidades externas que se presentan y se corresponden a la herencia individual de cada quien.

Durante la influencia de los eclipses, la fuerza magnética que se genera por su causa, moviliza las emociones, las pulsiones y la fuerza instintiva desde la raíz en la psicología humana. Exalta la personalidad sobremanera, llevándonos al extrema negativo del ego que entonces actúa con soberbia, irguiéndose como rey y humillando a los demás.

No cabe duda de que los eclipses, tanto de Sol como de Luna, generalmente producen transformaciones en los seres humanos, no de manera instantánea, sino en un lapso de unos seis meses como máximo. Al eclipsarse el Sol o la Luna, su energía se interrumpe por unos momentos. En el caso de nuestro satélite, como este rige el subconsciente, nuestra psique recibe alteraciones que inducen a transformaciones internas; esto ocurre en el plano individual como también global, pues la Luna rige al “inconsciente colectivo”.

A juicio del gran astrólogo alejandrino Claudio Ptolomeo (120-180), quien realizó un estudio profundo y detallado de los eclipses, estos no necesariamente son catastróficos, sino que resultaban benéficos o perjudiciales en función de su relación con el resto del cielo. Añadía que era preciso estudiar el signo en el que se producía el eclipse para saber a qué lugares afectaría.

  Los últimos estudios astrológicos apuntan que los eclipses tienen una influencia “plutoniana”; es decir, se asocian a grandes procesos de transformación y metamorfosis tanto personales como mundiales.

Por momentos, parece que nuestra vida no tiene rumbo ni sentido, que no acertamos a saber nuestro destino. Hay un mundo nuevo, más allá del caos que parece reinar sobre la faz de la tierra, pero no se puede acceder a este mundo desde la conciencia racional. La mente analítica y el razonamiento lógico no son las herramientas adecuadas para penetrar en la esfera cósmica.                  

Este tiempo puede ser muy fructífero para la evolución mayor del alma. La energía del mes nos mueve a soltar la rigidez y ver las cosas desde una perspectiva diferente, a superar la mente racional y “rendirnos” a una manera distinta de pensar, más intuitiva y espiritual.

No debemos juzgar nunca al otro, pues no sabemos cuál es su Camino. Ningún Tao que nos sea ofrecido nos vendrá a la medida, así venga de un gran maestro. Cada uno debe descubrir su propio Tao. Cuando abras tu corazón, comprenderás que eres parte de un gran plan de evolución espiritual y el amor universal que fluya espontáneamente desde tu corazón será tu luz y tu guía. Lo importante es cómo resuena nuestro ser en alineación con las nuevas frecuencias de luz. Desde ahí vendrá un nuevo sentido en la vida y todo el amor, la abundancia y el éxito que deseamos y a que tenemos derecho como seres humanos.              

Las mejores herramientas para fluir con naturalidad están en el programa de Tao Básico.

Taller Intensivo 12 y 13 de marzo.

INSCRIPCIÓN ANTES DEL 10 DE MARZO.

Información en Cursos http://www.taocurativomexico.com/?page_id=81   y  con janettenutis@gmail.com