Despidiendo diciembre (Diciembre 2016)

                                                        Despidiendo diciembre

Henos aquí, en el último mes del año, un año de número universal 9, un año que ha significado el fin de un ciclo completo para la humanidad y el planeta, un año lleno de confusión y cambios de dirección, un año en que el acento ha estado en la vibración de la energía femenina divina induciéndonos a ser receptivos, a permitir y fluir con las energías de la más alta vibración provenientes de La Fuente. Tiempo de confiar y tener fe en que estamos exactamente donde debemos estar, a medida que nos acercamos al nuevo año, la nueva energía, los nuevos principios y los siguientes pasos en nuestro Camino. Antes, sin embargo, hemos de movernos a través de un mes más de este ciclo de conclusión. Es el tiempo de terminar el largo proceso de depuración personal y colectiva.

Diciembre inicia con una explosión de energía de Marte en trinos y conjunciones con Júpiter, Saturno y Urano, tres ligas muy positivas para proveernos de una muy necesaria energía que ha estado ausente de la vida de muchas personas.

El poder de Marte nos energiza para desatorar las puertas del cambio, para empujar con fuerza y derribar las angostas paredes de lo obsoleto que han estado aplastando nuestra independencia y libertad creativa. Con Marte, el Guerrero, podemos liberarnos de viejos dramas y energías para internarnos en el amplio territorio del cambio y la transformación.

Los temas principales de estos movimientos planetarios son la contradicción entre lo que creemos ser, el yo del condicionamiento social inconsciente, y quienes somos verdaderamente. Este es el tema central de nuestro tiempo, pues cuando los seres humanos despierten y se den cuenta de cuánto poder tienen para cambiarse a sí mismos de manera que se refleje en un cambio en el mundo, nivelaremos la balanza más allá del miedo y el prejuicio hacia la unidad que resulta de comprender que nuestras semejanzas son más fuertes que nuestras diferencias.

Las fuerzas de la intolerancia y la represión están siendo expuestas en el escenario mundial. El impulso fogoso de Marte y el poder amplificador de consciencias de Urano, alrededor del poderoso tiempo del solsticio invernal, nos convoca a llenar nuestro centro interior creativo con la energía para irrumpir en un acto de liberación fuera de la maquinaria y reclamar nuestro verdadero ser.

El mes de diciembre tiene la vibración de número universal 3, relacionado con comunicación, aprendizaje, enseñanza. El número 3 nos llama a poner atención en nuestros pensamientos y creencias acerca de nosotros mismos y de nuestras vidas. Es también expansión y energías creativas: aquello que visualicemos y expandamos en nuestra mente será lo que crearemos. Por ello, es importante enfocarnos en pensamientos positivos, elevados, de prosperidad y abundancia. Si permitimos a nuestra mente deambular hacia energías negativas de caos, miedo y desesperación, muy posiblemente manifestaremos situaciones desafortunadas.

¿Hemos aprendido durante 2016 todo lo que, como seres humanos, habíamos de aprender en este ciclo planetario colectivo? Ojalá sea así, pues estamos preparándonos para entrar en un ciclo de nuevos comienzos en 2017.

Astrológicamente, lo más significativo en diciembre es el retorno de Quirón, el Sanador Herido, a su movimiento directo. Desde junio 2016 que entró en fase retrógrada, hemos estado haciendo mucho trabajo de sanación interna a nivel subconsciente, purgando y transmutando las heridas en nuestro proceso personal. Ahora que Quirón vuelve a estar directo, la energía curativa puede regresar hacia el mundo externo y no ser tan personal e interna.

El segundo evento importante es la entrada de Mercurio, en diciembre 19, a su fase retrógrada, que enfocará sus energías a situaciones y circunstancias relacionadas con la carrera y camino de vida. Como de costumbre, se aconseja no firmar papeles ni contratos importantes ni emprender nada nuevo en el trabajo hasta que Mercurio regrese al movimiento directo.

El 21 de diciembre marca la entrada del solsticio de invierno, la estación asociada al elemento Agua. Es el tiempo del aquietamiento, la introspección, la inmersión profunda en las aguas de la sabiduría ancestral que radica en los riñones.

El cierre del mes traerá energías muy interesantes. Durante todo el mes, Urano ha estado desacelerando su movimiento retrógrado para llegar al punto estacionario el 29 de diciembre. La intensificación de las energías de Urano será sentida por todos. Urano es el planeta que rige la Mente de Dios y las energías de vibración elevada, que preside sobre los eventos impactantes e inesperados, las sorpresas, las tormentas, la electricidad, la ciencia, las dimensiones superiores y el nuevo paradigma de la realidad. A medida que Urano se hace más lento, podemos experimentar perturbaciones en los patrones de sueño, circunstancias inesperadas, patrones climáticas inusuales e intensos síntomas de evolución y ascensión, como mareos, dolor de cabeza, dolores musculares, especialmente en la espalda baja, dolor de articulaciones, mala digestión, considerable alteración nerviosa, sobre-tensiones y caídas.

Enormes infusiones de Luz han estado llegando al planeta desde octubre y continuarán haciéndolo hasta marzo. Estamos viviendo un cambio masivo, tanto a nivel planetario como en nuestros cuerpos físicos. Una auténtica transmutación a nivel de código genético hacia una forma más elevada. La transformación celular en cuerpos físicos densos puede resultar en efectos muy desagradables en algunos aspectos. Por una parte, las vibraciones físicas se experimentan como extrañas e incómodas. El sistema endocrino puede acelerar o reducir la velocidad, causando diversos efectos sobre las hormonas. Podemos tener sensaciones abrumadoras que desaparecen tan repentinamente como aparecieron, recuerdos que confunden sueños con la realidad.

Dicen los taoístas que los seres humanos somos mediadores entre el Cielo y la Tierra. En en estos momentos, en que estamos sirviendo como transformadores de alta energía, absorbiendo como esponjas el mar de chi que nos rodea, necesitamos de herramientas para ayudarnos a fluir de manera más armoniosa y cómoda.  El cuerpo sutil está vibrando a una frecuencia más alta. El cuerpo físico experimenta “dolores de crecimiento” tratando de ponerse al día. Independientemente de cuán singular sea el proceso de adaptación de cada persona, según lo determinado por su propio código genético y su constitución natal de Cinco Elementos, todos somos alquimistas, agentes de transformación que hemos venido a participar en este gran momento evolutivo.

Nunca como ahora, las prácticas de alquimia interior taoísta se revelan como verdaderos tesoros de salud, herramientas de la más alta tecnología espiritual para surfear, y no ser azotados, por  las gigantescas olas del cambio planetario.

Diciembre es mes de celebraciones. Ya sea la Navidad o Hanukkah, o el Día de los Derechos Humanos, o cualquier otra fiesta u homenaje que queramos, es importante no dejarnos extraviar por la presión del consumismo y la agitación colectiva. Cuidemos y honremos el espacio interno para mantenernos conectados con las más altas vibraciones y con los más elevados valores de la consciencia humana.

PRÓXIMOS CURSOS:

RETIRO DE DIOSAS
Tao Básico y Amor Curativo
20 a 22 de enero 2017

FUSIÓN I, II Y III
24 a 26 de febrero 2017

INFORMACIÓN COMPLETA EN CURSOS
Por anunciarse:
WEBINAR DE TAO BÁSICO

CARTA ASTRAL ZIPING
¿Quién soy? ¿Cuál es mi destino?
Oferta especial por diciembre:
$720.00
Informes y citas: janettenutis@gmail.com

Facebook
Página web

Contacto:
info@taocurativomexico.com