La revolución de primavera (Marzo 2017)

Cuenta una leyenda australiana que cuando el cielo era nuevo contenía nueve soles abrasadores. La gente les disparó, derribando a todos menos uno, que se había escondido detrás de una montaña. Dándose cuenta de su error, la gente envió animales para convencerlo de que saliera, pero sólo el temerario y perseverante gallo tuvo éxito. Al escuchar su canto, el sol se sintió a salvo y se levantó de nuevo. En agradecimiento, colocó un pedazo del cielo de la mañana sobre la cabeza del gallo.
 
Este número va dedicado a todos los Gallos, en especial, a los que cumplen sesenta años, porque llegan a la culminación de todo un ciclo vital. Desde el año de su nacimiento, su Gallo ha visitado a los Cinco Elementos, uno distinto cada doce años, hasta completar la ronda y regresar a su elemento inicial, el Fuego Yin. Esto significa que una vida nueva está por comenzar.Pero antes de poder iniciar lo nuevo, el Gallo 2017 se va a asegurar de que los nacidos bajo su regencia hayan cumplido con los retos y tareas propios de su destino. Esto aplica para todos los nacidos en año de Gallo, no sólo para los sesenteros. Y también es pertinente para quienes tenemos al Gallo en algún otro pilar. Dependiendo del pilar que ocupe en tu carta, será la canción que cantará el Gallo.Cuando empecé a estudiar la astrología china ZiPing, hace más de veinte años, y descubrí que tenía al Gallo en mi carta natal, la sorpresa no fue muy agradable. Me parecía un animal de poca monta, algo pedante y peleonero. Si bien es verdad que el Gallo tiene sus defectos, como cualquier otro animal simbólico, también tiene grandes cualidades que podemos aprovechar.

Aprender a conocerlo y cultivar una relación con él, así como con los otros animales de mi carta, me ha resultado sumamente provechoso, no sólo en el conocimiento de mí misma y mi destino, sino como el más preciso modelo diagnóstico y mapa de navegación en el proceso terapéutico con mis pacientes y consultantes. Este servicio parece ser necesario, hoy más que nunca, pues millones de personas han olvidado quiénes son y están siendo manipulados como peones en un tablero de ajedrez.

Este mes, Júpiter va a llevar la batuta en medio de fuertes cuadraturas con Urano, Plutón y Vesta, requiriendo que reconozcamos cómo se relaciona nuestra vida personal con el más grande diseño de la creación, cómo encaja nuestro microcosmos dentro del macrocosmos. O nos elevamos al reconocimiento de nuestra más elevada naturaleza o nos enfilamos hacia un precipicio.

Y como la influencia de la Gran Cuadratura de febrero va a continuar reverberando a través de marzo, el final del invierno nos empuja a una gran iniciación masiva, diseñada para separar verdades de medias verdades, mentiras y falsedades. Parece ser una momento de “ahora o nunca” para el despertar de la humanidad.

En los albores de esta revolución de la consciencia, cuando la mentira se ha vuelto la norma en los gobiernos y los intereses oscuros que manejan la economía, la medicina, la ecología, las relaciones internacionales, la religión y la política, resulta muy difícil distinguir a quienes perpetúan el horror de quienes lo combaten.

El Gallo no tolera la mentira ni la falsedad. Es su tarea cantar las verdades, arrojar luz sobre los secretos oscuros, llamar a todos al despertar. Esto cataliza una respuesta de furiosa indignación. Cuando las cosas llegan a tal nivel de oscuridad en el escenario mundial, obliga a millones de personas a abrir los ojos y elevarse por encima de la normalidad para responder a las exigencias de este grave punto de la historia, pues si no somos capaces de aprender las lecciones de nuestro tiempo, puede que no quede un mundo que salvar.

¿Cómo podemos participar en esta revolución? Empecemos por descubrir quiénes somos en realidad, de qué estamos hechos. Una forma de vida está llegando a su fin. Una nueva vida está en el proceso de nacer. Lo que cada uno de nosotros haga pesará en la balanza del cambio.

Ahora, en el principio del reinado del Gallo, una gran llamada a despertar está resonando en todas las naciones. Mientras las cosas no se volvieran tan melodramáticamente oscuras y peligrosas, la alarma no podía sonar y resonar a través del trance de normalidad imperante.

En algunos calendarios chinos, el Gallo es también representado por el Fénix. Ambos símbolos son emblemáticos de la celebración de la nueva energía del sol naciente o de la naturaleza renaciendo eternamente. Además, en marzo entramos en Aries, primer signo del zodiaco que tiene que ver con iniciación y nuevos principios.

Las consultas con Janette Nutis son una combinación de psicoterapia, psicoanálisis, alquimia interior taoísta, astrología china ZiPing y el I Ching. A lo largo de más de treinta años, ha tenido el privilegio de ayudar a cientos de personas a través de sus consultas, grupos y talleres.
Citas: janettenutis@gmail.com

Contacto:
info@taocurativomexico.com